Los dientes de leche

Cuando salen los dientes del bebé, esos dos trocitos blancos que le dan una alegría inmensa a su sonrisa, son graciosísimos. Pero tienen que salir. Y salir no es algo sencillo ni agradable. Ni para ellos ni para los padres primerizos como nosotros. Son los dientes de leche. La naturaleza, que tiene estas cosas tan inteligentes. Siendo niños, se nos caen los dientes de leche dejando el camino para los nuevos hecho, y es que según los expertos, el dolor que produciría que nos saliesen los nuevos, nos volvería majaras.

Cuando salen los dientes?

Cuando la señorita bebé tenía 5 meses más o menos, empezamos a notar que lloraba sin motivo, y empezó a llevárselo todo a la boca, pero no como curiosidad o hambre, más bien como necesidad. Pues allí que se fueron papá y mamá a la farmacia a comprar una crema relajante para la encía que venía con un mordedor de regalo. La verdad? No nos valió para nada. Ni la crema ni el mordedor. De hecho, cuando íbamos a echarle la crema, parecía que se relajaba más mordiéndonos el dedo que de otra forma. Cuando se le masajea la encía se relaja. Eso sí, cuando son los primeros dientes, porque meter el dedo en la boca de la señorita bebé es como el que lo mete en la boca de un león, te llevas un bocado seguro.

Cuando van a salir las paletas de abajo, empezáis a ver, como la encía se le hincha más de lo normal, y se ve un brillo blanco por debajo de la carne. Son sus dientes de leche. Con los que va a morderle el pezón a mamá mientras come o el hombro a papá cuando esté jugando con ella.

Esos dientes salen rompiendo la carne, por lo que tiene que doler. Sólo hay que pararse a pensar lo que nos dolería a nosotros si nos saliesen rompiendo como le rompen al bebé. Es que por suerte, ya no nos acordamos. A nosotros, lo único que nos ayudó fue darle Apiretal. Cuando en mitad de la noche, se despierta llorando, y no es necesario cambiar el pañal porque está limpio, no tiene hambre porque acaba de comer y sigue llorando…pues algo falla. Por recomendación de la pediatra, le dábamos 1,2 ml de Apiretal. No alivia todo el llanto ni el dolor, pero algo la relajaba.

Otra cosa que a nosotros nos sirvió fue un mordedor de los que se pueden meter en el frigorífico. El frío en la encía hace de anestesiante, y por poco que alivie, viene bien.

Síntomas cuando salen los dientes a los bebés

Cuando empiezan a salir los dientes de leche, también se le irrita el culete. Le salen unos granitos que cuando la estáis limpiando se nota que le molesta. Estos granitos se deben a que el pipí cambia un poco su composición porque el bebé está generando más saliva al estar llevándose las manos a la boca constantemente, y esa saliva que traga el bebé, a la hora de salir en el pipí es más ácida. Pequeños cambios que nos indican que vienen los dientes. La solución es cambiar el pañal al bebé en cuanto nos demos cuenta que está mojado, y aplicarle una crema de agua.

Entre las paletas de abajo y las paletas de arriba nosotros tuvimos un impass de dos meses y medio. Las paletas de arriba vinieron con el mismo dolor y las mismas molestias para la señorita bebé que las paletas de abajo. Eso sí, dos pedazos de paletas, mucho más grandes que las de abajo, pero que le han dibujado una sonrisa espectacular en la cara y tienen enamorados a papá y a mamá.

Deja una respuesta:

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies