La decisión de ser papás

Decidir ser padres (La decisión más fácil del mundo)

La primera vez que hablamos de un bebé, fue para ponerle nombre. Tras escuchar una canción que nos gustaba a los dos, el nombre estaba adjudicado. Tras unos meses hablando sobre que haríamos cuando naciera, cómo compaginaríamos bebé y trabajo, cómo lo educaríamos, a qué guardería lo llevaríamos… decidimos llevarlo a cabo sin agobios y que el embarazo llegara cuando tocara. Queríamos ser papás. La decisión de ser padres estaba tomada.

La ilusión de ser padres era algo que desde el primer día estaba presente en nuestra relación. Es a la vez una ilusión y una responsabilidad. Todo va llegando y llega un punto en la vida que crees que estás preparad@ para dar el paso más importante. Si esa es la sensación que se tiene, es que el momento ha llegado. Cambia la vida de la noche a la mañana. La crianza de un bebé aparece en tu vida para quedarse.

Si en Diciembre no tocaba la campana. Tendríamos que descansar unos meses para que  nuestro bebé no llegase en época de mucho trabajo para nosotros.

Sobre todo porque el futuro bebé llegaba a una casa donde mamá es trabajadora autónoma y no podría estar con una barriga muy grande en las épocas más duras de trabajo, y para papá, tres cuartos de lo mismo (aunque la barriga no le pese a él)

La decisión de ser padres

Embarazo a la primera

Si de por sí es difícil quedarse embarazados a la primera, con la vida que llevamos hoy en día y las complicaciones que muchas parejas tienen para quedarse embarazadas, pensábamos que cuadrar el embarazo en dos épocas del año para dar a luz en unos meses planeados, era una locura. Era imposible acertar, pero mira por donde, acertamos. Es difícil planificar una fecha, te toman hasta por prepotente, pero es que no podíamos hacer otra cosa, o nacía en esas fechas o estábamos jodidos. Si es que teníamos tal tranquilidad que hasta nos metimos en una reforma y una mudanza pensando que tardaría algo más en germinar la semillita. Al final, por pocas no llegamos a tiempo.

Un embarazo, con una reforma y una mudanza, no será lo más recomendable del mundo, pero también se lo pasa una bien. Las hormonas están revolucionadas, y lo que hablas este mes, al mes siguiente se te ha olvidado. Que aquí iban puestas las luces de esta forma, pues yo no me acuerdo. Que los azulejos del baño iban de este color, pues yo no me acuerdo. Que la cocina llevaba los muebles con esta distribución, pues yo no me acuerdo. Y así nueve meses se pasan en un plis. Si de cinco meses (o 20 semanas :D) estás limpiando ventanas y tirada en el suelo de la cocina con un estropajo, es que todo va bien.

Que supuso la decisión de ser padres

La decisión de ser padres se convirtió en la decisión mas bonita y fácil que pudimos tomar. Y lo que vino en los meses posteriores una de las etapas más bonitas que una pareja puede vivir. No podíamos imaginar que una decisión pudiese ser tan transcendental. Pero para bien. Y el resultado último, el motivo principal de dar ese gran paso, es tener en brazos a quién te va a robar el sentido. Así que las consecuencias, a día de hoy, echando la vista atrás, no pueden ser mejores.

Deja una respuesta:

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies