La primera visita al ginecólogo

La primera ecografía

La primera visita al ginecólogo la teníamos un lunes y nuestros nervios durante el fin de semana fueron miles. Estaba al caer la primera ecografía del embarazo y las ilusiones y preguntas se nos agolpaban en la cabeza. No íbamos a tardar mucho en obtener respuestas. 
¿Vendrá bien? ¿Serán uno o dos? Por ambas partes tenemos bastante probabilidad de tener gemelos, así que la duda era razonable. ¿Qué veremos? ¿un guisante? Varias preguntas, conversaciones hasta que llegara nuestra visita.

La primera visita al ginecólo

La primera ecografía la tuvimos en la semana 13 de embarazo, pero la verdad es que íbamos tarde. De la semana 9 a la 13, fue Navidad, y las consultas escasean en período vacacional. Lo ideal es realizar está ecografía entre la semana 8 y la 12.

Cuando por fin nos tocó entrar en consulta, el doctor nos hizo varias preguntas: nombre, edad o última menstruación  fue lo que preguntó. Una vez acabas las presentaciones y las preguntas de rigor, me dice: pasa , túmbate y te descubres la barriga. Menos mal que no tenía que usar ningún chisme por ahí abajo, porque no me agrada ir al ginecólogo. Y este año me esperaban citas a montones.

Era el momento! Camilla, monitor y pantalla en alto, por fin veríamos aquella semillita que estaba empezando a crecer. Colocó el ecógrafo y plof! Vimos a nuestra niña (o niño en aquellos momentos)!!!  Una alubia blanca en un fondo negro y ya se escuchaban sus latidos.

Fue un momento muy emocionante en el que no pudimos evitar las lágrimas. Nuestro niñ@ era una realidad y ya estaba creciendo. Hemos de reconocer que para estar de 13 semanas cuando fuimos a la primera eco el niñ@ se veía mejor de lo que esperábamos.

La primera ecografia

La ecografía 3d

Después de la primera eco. Nos pasaron a otra Sala con otro ginecólogo. Nos hicieron una eco 3d y el bebé no se podía ver mejor! Emocionante fue comenzar a distinguir sus piernas y sus brazos.

Este doctor nos dio todas las indicaciones para la prueba del cribado y demás. Al terminar nos preguntó que si queríamos saber el sexo del bebé, no pensábamos que ya se pudiera distinguir, y evidentemente que la respuesta fue que si, que queríamos saberlo. Primera ecografía, ecografía en 3d en la semana 13 y ya estabamos esperando para saber si íbamos a ser papás de un niño o una niña. La respuesta fue lo segunda opción. La señorita bebé estaba en camino.

Con el embarazo las hormonas se revolucionan, cuando dicen que las embarazadas están en otro mundo, es cierto. Este mundo irreal, es una pompa en la que se vive durante y un poco de después del embarazo. Estás feliz, estás deseando sentir a tu niñ@ dentro de ti, sus movimientos, te cuidas y preparas todo para cuando decida salir.
Tal fue mi pompa… Que el ginecólogo aseguró ser holandés y yo me quedé tan campante y feliz! Pues resultó ser cubano (su acento y su nombre no podían indicar que era de otro sitio). Esto es un ejemplo de estar en una pompa durante el embarazo. 😅

Deja una respuesta:

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies