Embarazo y gases

Embarazo y gases

Pongámonos en situación. La señorita bebé nació en el mes de julio así que la semillita germinó sobre finales de octubre o principios de noviembre. Noviembre es el mes de las castañas. Las castañas generan gases. Todo normal hasta aquí. Embarazo y gases eran dos cosas que nuestro sentido común aún no era capaz de llegar a relacionar.

Embarazo y gases ¦ Primeras semanas

A mediados de noviembre, los padres primerizos de la señorita bebé decidimos hacer una escapada rural. Naturaleza, tranquilidad, buena comida, algún vino que otro (no sabíamos nada) y bastantes castañas.

La flora intestinal de mamá nunca ha sido una alegría. Los gases para mamá han brillado siempre por su ausencia. Pero durante esos días, su organismo empezó a cambiar. Era una fábrica y el cachondeo era considerable. Sin motivo aparente…se le escapaban. La verdad es que para papá fue algo de lo más gracioso. Podíamos estar sentados en el sofá, se levantaba, se iba a la calle y volvía. La pregunta “otro gasecito” ha quedado como algo que marcó el inicio del cambio en nuestras vidas.

La escapada rural terminó y volvimos a la rutina. Pero la fiesta de los gases no se quedó en el campo y nos la llevamos a casa. No sabíamos en ese momento que se había convertido en una embarazada con gases. No llegó al extremo de preocuparnos, pero el cambió fue muy sustancial. Es que mamá apenas tenía gases!!! Y por esas fechas no nos dimos cuenta de que ese cambio era un síntoma del embarazo. Cuando estas embarazada tienes gases? SI!

Síntomas del embarazo

Todo tiene una explicación. Los niveles de progesterona durante el embarazo aumentan. Ese aumento de la progesterona hace que el nivel de actividad del aparato digestivo aumente, lo que conlleve que se generen más gases, que salen tanto por arriba como por abajo.

Los eructos y las ventosidades normalmente van asociados al estar encinta. Hay que dejar las vergüenzas a un lado y dejar que todo “fluya”. No os decimos que en mitad de una reunión familiar se os escape un gas, pero una mamá tiene “la venia” para ir al baño durante el embarazo. Que las visitas al baño aumenten, es algo completamente natural, por lo que va a ser un sitio bastante visitado por la futura mamá y allí, en la soledad rodeada de azulejos se le puede dar rienda suelta a la fiesta de los gases.

Alimentos que producen gases

Hay que procurar evitar durante el embarazo los alimentos que produzcan esos gases. Cada mamá es un mundo por lo que nadie mejor que ella sabe que alimentos generan ese aire para expulsar.

Como norma general, hay alimentos y bebidas que generan más gases que otros, por lo que si se evitan, eso que gana el aparato digestivo. Estos alimentos son:

  • Las legumbres (garbanzos, judías, guisantes, lentejas)
  • Determinados tipos de verduras como las coles (repollos, coliflor, coles de Bruselas)
  • Alcachofas, acelgas o espinacas
  • Algunas hortaliza (Patata, cebolla cruda)
  • Alimentos muy azucarados (Dulces)
  • Bebidas con gas o azucarados
  • El vino (Si estás embarazada, no lo reduzcas…quítalo de la dieta y acabas antes)

Otro de los motivos que, si ya generan gases sin estar embarazada, estándolo se generan aún más es comer mucho y rápido. Si se come rápido y mucho, se está introduciendo aire en el aparato digestivo, por lo que lo ideal es comer tranquilamente y no a lo bestia.

Alimentos para reducir los gases

Los alimentos recomendados para reducir esas flatulencias se basan en una dieta sana, ni más ni menos:

  • (Blanco o Azul, este último además rico en Omega 3, lo que nos viene perfecto para el embarazo)
  • Cualquier tipo de carne
  • Jengibre (Mano de santo, es un muy buen alimento para reducir gases)
  • Limón
  • Vinagre de manzana
  • Infusiones de hinojo

Y si hay alimentos que ya se repetían antes de estar embarazada, quítalos de la dieta!. Los que más suben y bajan por nuestra garganta en forma de gas hay que retirarlos durante esos nueve meses que dura el viaje a aumentar la familia. El pepino, el ali-oli, ajos fritos, ciertos tipos de embutidos como la morcilla y el chorizo o los fritos. Lo agradecerá tu aparato digestivo y puede que hasta los que te rodean.

Durante todo el embarazo la alimentación por la que ha de preocuparse la mamá es la suya. Ya vendrá la lactancia y la alimentación complementaría para el bebé.

Deja una respuesta:

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies