Saltar al contenido

Ya viene el bebé!

Ya viene el bebé

El nacimiento del bebé es una experiencia única. Hay dos formas distintas de vivir el día antes del parto, la forma en la que mamá afronta los cambios en su cuerpo, y como lo ve papá. Así lo vivió papá:

El día de antes del parto: Síntomas

Domingo. Dolor. Faltan cinco días para salir de cuentas pero se puede adelantar. No hay que preocuparse te dicen, porque las mamás primerizas tardan más pero hay que verse en la situación la primera vez!.

Cada cuánto son las contracciones? Cada hora, así que tranquilidad. Fácil decirlo pero muy complicado hacerlo. Mamá apoyada en la encimera retorciéndose a cada poco mientras papá en el sofá, la mira sin saber muy bien que hacer. Y así, esperando y esperando, decidís salir a la calle. Por si se relaja algo, pero ya hay una pregunta que no se va de la cabeza: será que ya viene el bebé?

Antes del parto. Que hacer?

Ves a la familia y haces como si no pasará nada. Las contracciones antes del parto llegan, y con cada contracción es un giro de cabeza y apretar los dientes porque ya se avisará a todo el mundo cuando estemos en el hospital. Era algo que nos hubiese gustado. Ir tranquilamente al hospital, pasar el trance del parto y avisar a todo el mundo. Pero las madres que se van a convertir en abuelas tienen un sexto sentido. Y si ademas la dilatación se va hasta las diez horas, la cosa se complica para pasar desapercibido.

Vuelta a la casa y a esperar acontecimientos porque la noche promete. Y ahora qué hacemos? Intentamos dormir por si la situación fuese para largo? Nos quedamos en el sofá? Damos otro paseo? Pues decidimos acostarnos e intentar descansar algo.

Mamá se levanta con contracciones y papá no se entera mucho. Se ha hecho mamá pipi? Pues no lo tiene claro. Habrá roto aguas? Pues no lo tiene claro. Y a las 4 de la mañana, mamá se levanta y se pone a pasar la mopa. No habrá tiempo de pasar la mopa!! Va a ser verdad lo de limpiar la casa antes de dar a luz. (El síndrome del nido). El día antes del parto ha terminado. Llega el momento.

Vámonos al hospital

A las 8 de la mañana decidimos ir al hospital para ver si había roto aguas. Vamos con una tranquilidad pasmosa, tranquilizando a todo el mundo y es que creemos que será un susto, que en un rato volvemos. Nuestra idea es desayunar relajados después de ver al médico. Un mollete con jamón se iba a comer mamá.

Llegamos al hospital y nos mandan a la sala de dilatación donde le ponen las correas a la barriga de mamá y nos dicen que todo bien pero antes hay que comprobar si la bolsa esta intacta. El ginecólogo hace la prueba para ver si se ha roto la bolsa y…ya no hay mollete con jamón. La bolsa está rota y a dilatar. Ha roto aguas! Serán muchas horas? Se pasará mal esperando? Dolerá? Ya viene!!! El parto ha llegado.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies