Quitar el hipo a un bebé

Quitar el hipo a un bebé

El hipo del bebé es algo que a todos los padres ha preocupado en algún momento. Comprobamos la sensación tan angustiosa a las pocas horas de nacer la señorita bebé. La pregunta que se nos viene a todos a la cabeza es la misma: Cómo quitar el hipo al bebé. La sensación en los papás puede llegar a ser de angustia al ver como algo tan pequeño está pasándolo regular con el hipo.

Hipo bebé

Por qué tienen hipo los bebés: Causas

El causante del hipo en los bebés (y en los no tan bebés) es el diafragma. El diafragma es el músculo que separa el pecho del abdomen y una repentina contracción del mismo es lo que provoca el tan temido hipo. Se contrae involuntariamente, las cuerdas vocales se cierra y provocan el sonido típico del hipo. Los motivos para que se produzca son bastante variados. A continuación detallamos los más comunes:

  • Comer rápido (Ya sea leche materna o de fórmula, o alimentación complementaria para bebé)
  • Comer demasiado
  • Un llanto de los desconsolados
  • Una postura que no sea la adecuada cuando está comiendo
  • Que la tetina del biberon coja aire mientres succiona (Lo ideal es que esté siempre llena la tetina por lo que la postura del biberón es muy importante.
  • Introducir en su dieta alimentos no aptos para la edad del bebé
  • Gases

Esta relación de hechos, pueden generar la contracción del diafragma y como resultado…el hipo del bebé. Todo está relacionado con la introducción de aire en el aparato digestivo. Ese aire tan agradable es el que hace que nuestro bebé parezca que se va a desarmar con el dichoso hipo.

Hipo del bebé ➡ Remedios

 

Quitar el hipo del bebé no se hace bajo una ciencia exacta. Lo mismo que viene se va. La única solución para que desaparezca es relajar el diafragma. Para relajarlo, hay que relajar el diafragma y aunque no son remedios 100×100 exactos, sólo puede aliviarse.

  • Beber sorbitos de agua
  • Estornudar (acariciándole la nariz por ejemplo)
  • Echar los gases (inclinando un poco al bebe hacia delante)
  • Cambiar la postura de lactancia o la toma del biberón (pueden introducirse gase debido a la postura)
  • Intentar relajar el diafragma con un masaje (ladeando el bebe y masajeando suavemente la espalda

Eso sí, el sentido común hay que aplicarlo. Ni se os ocurra intentar quitarle el hipo al bebé dándole un susto. Mucho menos tapándole la nariz para que aguante la respiración!! (No perdamos los papeles). Y los remedios antiguos, dejémoslo de lado. Olvidaros de la pelusa en la frente que nos dicen los mayores.

Si el hipo no se va, se queda más tiempo de lo normal (tres horas o más) o empieza a generar malestar en el bebé, toca ir al pediatra, que es quién entiende de verdad. El pediatra que nos atendió el día que nació la señorita bebé, fue didáctico a más no poder. Todos nuestros miedos en relación al hipo, quedaron resueltos en cinco minutos. Nos hizo ver lo que la mayoría no queremos, que los remedios son difíciles de aplicar. Y en un bebé, lo más normal y natural será que lo mismo que viene el hipo se vaya.

Así que si después de intentar aplicar los remedios más utilizados, si el bebé tiene hipo, todo sigue igual y la situación no es preocupante en relación al tiempo que lleva con hipo y al estado de agitación del bebé, sólo nos quedará tener un poco de paciencia. Todo volverá a la normalidad…hasta el próximo hipo

Deja una respuesta:

Your email address will not be published.

Site Footer

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies